Esto no es solo un viaje en bicicleta, esto es un sueño que se hace realidad con cada pedalazo que doy. Es un viaje largo, porque es un sueño grande.

A finales de diciembre del 2017, en Ho Chi Minh City, al sur de vietnam, una mañana soleada y caliente puse sobre mi bicicleta las pocas cosas que tenía y con mi corazón sobre los pedales salí a hacer este sueño realidad. Me fui en dirección a los desconocido y ¡saben que!… Ha sido increíble.
¿Por qué? me pregunta mucha gente. Porque tengo curiosidad por ver el mundo, porque quiero verlo todo, quiero sentirlo todo. Quiero ir a todas partes y conocer a todo el mundo, quiero regalarle a mis ojos los mejores paisajes, quiero nadar en todos los mares, subir todas las montañas y comer todas las comidas. Quiero experimentarlo todo, Todo.

Me encantan los retos y este es uno grande, lo sé. Se que hay caminos largos y tediosos, vientos que soplan en contra, pendientes pronunciadas, fríos desgarradores y calores sofocantes, soledad. Se que hay lugares que por el simple hecho de ser una mujer me pondrán en situaciones difíciles. Se que hay días en los que me preguntaré ¿Porque estoy haciendo esto?, y eso es lo que más me gusta de todo, porque tengo mil razones para seguir. Quiero algún día mirar atrás y decir “Lo lograste Juanita”.

Quiero también, a través de este viaje, demostrarme y demostrarles que podemos cultivar los sueños hasta que se apoderen de la realidad. Que somos dueños de nuestras decisiones y que podemos llegar hasta donde nos propongamos llegar.  

Además, a lo largo de este recorrido por un mundo machista, quiero que comprobemos que las mujeres somas mas fuertes de lo que creemos ser y que entre todas formamos una red de apoyo que se abraza alrededor del mundo permitiéndonos romper paradigmas y poder cumplir nuestros sueños.

Los invito a que viajen conmigo, a que conozcamos el mundo desde mi bicicleta y que a través de las historias que les voy a contar, nos enamoramos de este mundo y entre todos, desde nuestras realidades, hagamos de este un mejor lugar.